Aunque no lo creas, soy un pianista profesional

Publicado el
Tiempo de lectura: 2 minutos

Nací con el síndrome de Miller, tengo cuatro dedos tanto en las manos como en los pies, necesito un auxiliar auditivo para poder escuchar bien, entre otras dificultades. Sin embargo, todos esos obstáculos no impidieron que cumpliera mi meta: ser un pianista profesional.

Desde pequeño quise tocar piano y también batería, todos en mi familia tocan instrumentos y eso me ilusionaba.”

Mi papá es maestro de piano y cuando yo era pequeño, aunque nunca me quitó la libertad de aprender a tocar algún instrumento, él creía que yo no iba a poder hacerlo de forma profesional. Mi tía tenía una academia de piano para niños en Guadalajara y  allí fue donde aprendí toda la base que tengo hasta mis 12 años. 

Conforme pasó el tiempo mi papá se dio cuenta que tenía talento y ritmo, entonces comenzó a cambiar su mentalidad. Dejó de lado lo que no podía hacer y le puso atención a lo que en verdad podía realizar. Así fue como empezó a componer piezas conocidas para mis posibilidades; básicamente me hizo un traje a la medida.

Los triunfos comenzaron a llegar a temprana edad y, en parte, eso me motivó a nunca rendirme; a luchar por lo que en realidad me apasiona y por lo que me gusta hacer. Creo que también fue de gran ayuda que mi familia siempre me aceptó y he tenido buenos amigos que siempre me han apoyado.

Con mi familia tenemos una banda. Mi padre es pianista, una de mis hermanas canta y la otra toca el violín; sus novios tocan el bajo y el violín y yo toco el piano y la batería.”

Mi carrera como pianista profesional comienza cuando gané mis primeros premios. He tenido la oportunidad de tocar con varias orquestas de México y algunas internacionales. Me he sentido honrado porque me han invitado a concursos paralímpicos en Vancouver 2009, Viena 2013, Tokio 2015 y New York 2018.

La disciplina y la pasión por lo que hago me han llevado a ser mejor y a sentirme orgulloso de lo que he hecho. Veo mi carrera como un ejemplo para otros, mas no lo siento como una obligación. Sé que aún estoy empezando, quiero hacer música de todos los generos y ganar muchos premios. He sido muy bendecido, creo que el amor de Dios ha hecho que mi fe sea inquebrantable y crea que todo es posible. 

 


David lanzó hace poco la pieza “Himno de Esperanza” que está disponible en todas las plataformas digitales. Puedes seguirlo en su página de Instagram aquí para conocer más sobre su historia y la música que produce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *