Jasy Mendoza: Soy un rapero Maya-Tz’utujil

Tiempo de lectura: 4 minutos

Al crecer, me di cuenta que muchas personas de mi comunidad comenzaron a dejar de hablar su idioma materno. Sentí que debía hacer algo para que valoraran nuestra riqueza cultural y decidí hacerlo a través de mi pasión: la música, por eso soy un rapero Maya-Tz’utujil. 

Una manera de conectar con mi alrededor

Me gusta la música desde que tengo memoria. Mi abuelo fue uno de los primeros músicos de San Juan la Laguna, Sololá, de donde ambos somos originarios, y siempre lo admiré y aprendí de él.

En el 2012 comencé a escribir mis propias canciones en español y siempre me incliné por el género urbano. Sin embargo, en 2014 con mi amigo Juvi Hernández decidimos participar en un concurso de idiomas maternos.

Optamos por crear música en idioma tz’utujil y crear mensajes que motivaran la unión, igualdad, amor y solidaridad entre todas las culturas. Al finalizar el concurso, quedamos en segundo lugar y nuestro premio fue la grabación del sencillo que habíamos escrito.

Allí conocimos a Fernando Scheel, quien nos motivó a seguir adelante con la música que estábamos haciendo y quien ahora es nuestro manager. Tras grabar nuestro primer sencillo, decidimos formar nuestro grupo.

Poesía loca, una manera de expresar nuestra pasión

Siempre fui consciente de cómo las generaciones han ido cambiando y a mí siempre me llamó la atención el rap. A pesar de que dicho género es ajeno a la cultura maya, sabía que este le gusta a muchos jóvenes y que de esa manera podría llegar a ellos y hacerlos valorar su cultura.

Afinamos algunos detalles y creamos “Poesía Loca” nuestro grupo musical. Decidimos llamarlo así porque cuando nos presentábamos Juvi y yo en algún lugar, nos decían que escuchar rap en tz’utujil era algo demasiado loco.

Con el tiempo nos comenzaron a invitar a diferentes departamentos y estábamos muy felices porque sabíamos que estábamos llegando a muchas personas, sobre todo, estábamos trasladando nuestro mensaje.

No todo ha sido fácil

En nuestras primeras presentaciones, las personas de nuestro municipio se sintieron ofendidas por lo que estábamos haciendo. Decían que era un insulto hacía nuestra lengua materna y, aunque les intentábamos explicar, seguían pensando que el rap y el idioma tz’utujil eran cosas que no se podían combinar. 

Con el paso del tiempo, los lideres de nuestro municipio comenzaron a valorar lo que estábamos haciendo y esa aprobación se trasladó a la población, tanto, que en nuestro primer video musical muchos jóvenes estuvieron involucrados y felices de participar en él.

 

Nuestro grupo se hizo más grande y comenzamos a trabajar con Marcielita Chubay, quien ahora es una de nuestras cantantes. Ella habla el idioma kaqchikel y eso hizo que Poesía Loca se extendiera a otras culturas, para nosotros eso es algo increíble.

Desde 2014 hemos intentando que nuestra música llegue a jóvenes que han perdido el interés por su lengua materna, sin embargo, uno de nuestros grandes sueños también era mostrar nuestra cultura al mundo.

Este año teníamos previsto, por primera vez, viajar fuera de Guatemala, pero la COVID-19 hizo que nuestros viajes se pospusieran. Estábamos realmente emocionados porque iba a ser la primera vez que visitábamos México y Corea del Sur. 

Definitivamente no nos dejamos desanimar por esto, porque sabemos que pronto podremos seguir compartiendo nuestra cultura a muchas personas de Guatemala y del mundo.

¡Sintámonos orgullosos!

Considero que nunca debemos olvidarnos de nuestras raíces; al contrario, debemos estar orgullosos de ellas y hacer que más personas las conozcan. Aunque han existido muchos problemas entre las distintas etnias, quiero decirles que todos somos capaces de hacer lo que nos propongamos.

Las personas indígenas somos capaces de desenvolveremos en todo lo que nos propongamos y no debemos sentirnos avergonzados por nuestra indumentaria, por nuestros idiomas o por nuestra cultura. Debemos sentirnos orgullosos. 

Yo busco transmitir, a través de mis canciones, sobre el amor porque para mí es la base de todo. El amor es la solución a todos los problemas y por eso mi sueño más grande es dedicarme completamente a hacer música para que, a través de ella, pueda mandar mensajes de inclusión y de paz a la sociedad. 


Jasy Mendoza es un músico Maya-Tz’utujil que busca reflejar la riqueza de su cultura a través de la música. Si quieres conocer más sobre él, puedes seguirlo en redes sociales dando clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *