Javier Pop: mi sueño es sobresalir en el fútbol guatemalteco

Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde que tengo memoria juego fútbol. En mi barrio solíamos jugar con varios amigos. Sabía que el fútbol guatemalteco es difícil, pero mi pasión por correr en las canchas detrás de un balón me hizo perseverar y buscar oportunidades, hasta llegar a jugar con varios equipos y seguir en la lucha de ser mejor atleta cada día.

Dejé mi hogar para cumplir mis sueños

Al crecer supe que quería dedicarme al fútbol para toda la vida, pero también sabía que no podía quedarme sentado esperando que una oportunidad viniera a mí. Fue así como comencé a buscar equipos que me aceptaran y el equipo de Santa Cruz, Alta Verapaz, me abrió las puertas.

Comenzar a jugar con ellos implicaba dejar mi hogar, pues yo soy originario de San Juan Chamelco. Sabía que era una oportunidad que no podía dejar ir, así que con el apoyo de mi familia y amigos tomé la decisión de jugar con el equipo.

Me mude a San Cristobal, Alta Verapaz, un municipio que quedaba cerca del municipio de Santa Cruz. Tras un mes de prueba, en enero de 2018 me confirmaron que ya era parte del equipo, ¡estaba emocionado! Sabía que tenía mucho para aportar.

Los sacrificios detrás de la cancha

No tenía un lugar en donde quedarme en Santa Cruz y tampoco podía pagar una habitación allí, así que vivía con mis tías y primas en San Cristobal, y viajaba todos los días a entrenar. Paralelo a mis entrenos, continué estudiando tercero básico.

En este proceso han existido muchos retos para mí. Debido a mi situación económica, muchas veces no tenía dinero para comer o para pagar el pasaje de la camioneta para ir a entrenar. Mi papá siempre intentaba ayudarme, me mandaba lo que podía y muchas veces no iba a verme porque prefería darme el dinero del transporte.

Habían días que me sentía solo y me ponía a llorar, me preguntaba si en verdad todo valdría la pena y minutos después le agradecía a Dios por lo que tenía y también por lo que no. Después de hacerlo, me sentía mejor y me enfocaba en seguir luchando.

Sabía que si quería que todo mejorara debía buscar una solución, así que comencé a trabajar con mi tía para tener un poco de dinero y tener para mi comida, medicinas y pasaje. También decidí ser mejor estudiante y comencé a desvelarme haciendo tareas e investigaciones, ¡todo comenzó a mejorar!

¡No permitan que nadie robe sus sueños!

Después de algún tiempo jugando con el equipo de Santa Cruz, tuve la oportunidad de regresar a mi pueblo natal y jugar en el equipo del municipio, en la tercera división de la liga nacional. Para mí, esto fue un paso de mucho orgullo, porque significaba ir escalando en mi carrera y sobre todo, significaba darle lo mejor de mí al lugar que me vio nacer. 

Definitivamente yo no sería el mismo sin las bendiciones de Dios y el apoyo de mis papas, hermanos y amigos. Todas esas personas que han confiado en mí y me han apoyado a lo largo de mi vida son parte de mi motivación diaria para seguir entrenando y luchando por mis sueños. 

Actualmente sigo estudiando Bachillerato en Ciencias y Letras y espero graduarme este año. También sigo entrenando y jugando con mi querido Deportivo Chamelco.

Sigo luchando por escalar en el fútbol guatemalteco y demostrar que no importa de dónde uno viene, todo es posible.”

A todos aquellos que sueñan con ser deportistas, especialmente en el fútbol guatemalteco, les digo que nuestras metas no están tan lejos como las imaginamos. Nuestros sueños están más cerca cuando practicamos, luchamos por ellos, somos pacientes y tenemos fe en que se harán realidad.  


Javier Pop es un futbolista apasionado por lo que hace. Su perseverancia lo hizo llegar la tercera división del fútbol guatemalteco a una temprana edad. Si deseas conocer más de Javier puedes seguirlo en sus redes sociales dando clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *