Las hermanas Carvajalino y una historia de emprendimiento

Publicado el
Tiempo de lectura: 5 minutos

Todo comenzó cuando con mis hermanas Karen y Stephanie, empezamos a venderles chocolates todos los días a nuestros vecinos del edificio. Aunque teníamos tan solo 8, 7 y 6 años, no paramos ni un solo día. Jamás imaginamos hasta donde llegarían las Hermanas Carvajalino.

Salíamos todos los días de puerta en puerta a venderlos, así que con el tiempo, la venta se convirtió en una empresa. Un día, uno de nuestros vecinos nos dijo que fuéramos a hablar a su universidad sobre lo que estábamos haciendo. Recuerdo muy bien que dije: hola, soy Daniela y soy la gerente general de la empresa Chococar. Todo el mundo se reía, luego, cuando ya llevábamos media hora hablando, ellos se dieron cuenta de que realmente decíamos cosas que tenían sentido.

Al final de la conferencia varias personas se acercaron a decirnos que querían que fuéramos a sus colegios y universidades a hablar sobre nuestra empresa. Nosotras a todo el mundo le decíamos que sí y eso nos hizo viajar por toda Colombia.

Vendiendo chocolates y cuando te cierran la puerta en la cara 10 veces, tú ya no tienes miedo a hablar en público o a que alguien te diga que no. Todo fue un proceso de crecimiento.”

Cuando ya teníamos 10, 9 y 8  años, nos invitaron a ir a Panamá, ya no solo a hablar de emprendimiento si no de educación. Haciendo esto nos dimos cuenta que nuestros compañeros de la escuela no recibían el conocimiento que nosotras estábamos adquiriéndo en la práctica y que sus padres no los apoyaban como a nosotras.

Por eso, cuando teníamos 15, 14 y 13, escribimos nuestro primer libro: Padres y Coaches“.  Allí contamos la historia del apoyo que recibimos de nuestros padres y de  lo que nosotras ya habíamos logrado en ese tiempo.

Nuestra motivación comenzó a ser y sigue siendo cambiar la manera en la que se esta educando a los niños y niñas, porque nos dimos cuenta de que no estábamos recibiendo la educación correcta. 

Yo me inspiro mucho en mis papás. Ambos vienen de lugares muy humildes. Nadie de la familia de mi mamá había ido a la universidad y ella decidió ir y estudiar. Mi papá venía del campo, buscó su propio camino y ahora ambos son realmente emprendedores. 

Ellos nunca nos obligaron a hacer algo. Contrario a lo que muchos llamaron explotación, ellos siempre nos apoyaron y creyeron en lo que hacíamos.

El camino del emprendimiento

Desde que iniciamos hasta que lanzamos el libro, teníamos demasiadas conferencias y cuando teníamos más o menos 14, 13 y 12 nos contrataron incluso como conferencistas oficiales, lo cual se convirtió en una nueva fuente de ingreso. Pero esto hizo que decidiéramos parar con Chococar, pues estábamos demasiado ocupadas y tuvimos que priorizar.

Después de dar tantas charlas, nos dimos cuenta de que días después de que tú le hablas a alguien y lo motivas, la motivación cae y las personas no tienen una manera de seguir aprendiendo, ahí dijimos: hay que utilizar tecnología. Estamos seguras que se debe utilizar la tecnología para que más personas puedan seguir aprendiendo. Por eso, creamos The Biz Nation, una plataforma de educación en linea en donde las personas comparten su conocimiento.

La plataforma se encarga de promover la  educación en emprendimiento,  la educación financiera y la  habilidad de avance tecnológico en un mundo que esta cambiando mucho.

Los cursos están ampliados de tal manera que no  solo fueran nuestros conocimientos plasmados en la plataforma, si no los de otras personas que también son expertos  y que no necesariamente son docentes.

Una plataforma que ayuda y educa

Por otro lado, queríamos llevar esa educación a las víctimas del conflicto armado que no tenían habilidades  y que no sabían cómo volver a tener una vida. Entonces creamos un modelo de emprendimiento social en donde no solamente las personas que podían pagarlo lo tenían, sino que decidimos invertirlo en esas comunidades afectadas.

Somos una plataforma de educación no formal, no somos una universidad, no damos títulos académicos y tampoco es nuestro plan. Queremos que las personas puedan dotarse de conocimiento, que sea práctico y aplicable a sus labores para que las ayude a mejorar su calidad de vida a través de sus ingresos. The Biz Nation busca conectar a distintos actores.

Aún falta mucho por recorrer

Veo y sigo a muchas personas que hacen cosas espectaculares en el mundo y no solo me refiero a los famosos, sino a aquellas personas que viven en pueblos muy pequeños que hacen grandes cosas que me inspiran.

Tengo 24 años y  en este momento nos encontramos haciendo un proyecto para ver cómo podemos llegarle a los docentes en los lugares más recónditos de Latinoamérica, para que cambien la manera en la que están enseñando. Esta transformación permitirá a la niñez y juventud, aprender cosas que realmente les sirvan en un futuro.

Todo lo que he vivido me ha hecho pensar que es egoísta no compartir con el mundo lo que he aprendido por eso considero que es mi responsabilidad aportar y ayudar.


Daniela Carvajalino nos contó esta historia en una visita a México que compartimos. Daniela es Global Shaper y ha representado la visión que tiene con sus hermanas en varios espacios de liderazgo. Pueden seguirla a ella en su página en Instagram o conocer más sobre el trayecto de las Hermanas Carvajalino en su página oficial. Sin duda aprenderán grandes de lecciones de emprendimiento, apoyo familiar y trabajo en equipo.

Una respuesta a “Las hermanas Carvajalino y una historia de emprendimiento”

  1. hola.
    estoy por empezar mi primer negocio formal, pues siempre había vendido cositas por periodos muy cortos, cada vez que veía que no se vendía dejaba de hacerlo, nunca fui constate.
    hoy estoy decidida, estoy leyendo e informándome mucho para que esta vez todo el esfuerzo rinda frutos.

    me ah encanto leer las historias de cada uno de los emprendedores, me motivan y me confirman que debo creer en mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *