Mi vida en tiempos de coronavirus

Publicado el
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Coronavirus (Covid-19) llegó a muchos países del mundo y, definitivamente, Estados Unidos no iba a ser la excepción. El 10 de marzo nos dijeron que podíamos trabajar desde casa; fui dos días más para dejar todo en orden, verificar que tuviera lo necesario para trabajar sin saber cuánto tiempo llegaríamos a vivir así. Mi familia está en Guatemala y yo estoy en Washington DC.

Esto no ha sido fácil

Me faltaban algunos víveres del supermercado y decidí ir por ellos. Cuando entré me di cuenta que había mucha gente y ya varios estantes estaban vacíos. Allí me di cuenta que la locura ya había empezado.

Al Coronavirus yo le llamo “la reina” porque se pasea campantemente por cualquier territorio, tal cual lo hace una reina”.

Durante esta cuarentena he tenido días fáciles y otros en los que siento que me voy a volver loca. La primera semana la comencé con muy buena actitud,  energía y haciendo ejercicio; sin embargo, conforme fue pasando el tiempo comencé a sentirme desesperada.

Estaba muy acostumbrada a caminar por las tardes y, aunque me tomé muy en serio no salir, decidí bajar 10 minutos al jardín de mi edifico, me sentó muy bien. Lastimosamente, la siguiente semana ya no tenía la misma energía ni animo para hacer tanto ejercicio y por más que una parte de mí me lo pedía a gritos, la otra ganaba y no hacía nada.

Entendí la angustia que mis padres tienen al estar lejos de mí; la misma angustia que muchas personas han de sentir al estar lejos de sus seres queridos”.

Las noticias que vemos a diario tampoco son de ayuda para todo lo que vivimos actualmente. Leemos historias horrendas, como sacadas de una película de Hollywood, solo que esta vez nosotros somos los personajes.

No todo es malo, ¡es momento de valorar!

Es cierto, muchos no estamos acostumbrados a estar encerrados pero, si lo pensamos bien, esto no esta tan mal, por ahora.  Considero que es un buen momento para valorar lo que tenemos: un techo, comida, agua, amigos que nos hacen compañía desde lejos y, lo más importante: salud. 

Este es un buen momento para ser el cambio del que siempre hablamos. No hay tiempo para holgazanerías porque hay muchos recursos en línea que podemos aprovechar.

Mientras todo esto pasa, mi esperanza es que quienes sí nos preocupamos por el resto de la población, logremos detener la velocidad con la que se propaga este virus. Definitivamente hay personas que deben salir a trabajar y muchos más que no tienen qué comer, un techo donde vivir y justo por esas personas debemos poner de nuestra parte para que no lleguen a infectarse.

¡Aprendamos de esta situación!

Esta cuarentena me enseñó a no andar corriendo por la vida. Me enseñó que, por ahora, el tiempo pasa más lento y que es hora de aprovecharlo para hacer lo que más nos gusté dentro de nuestras casas y, sobre todo, de aprovechar a nuestra familia, aunque  sea de lejos.

Como dice Bunbury “hay que luchar contra determinadas rutinas” y vaya que el Coronavirus nos ha enseñado a hacer precisamente eso; luchar contra lo que nos parecía normal y, de esa manera, ser mejores y ver el cambio que el planeta necesita.

Ayer, volví a hacer ejercicio, no me puedo rendir porque sé que algo mejor nos espera. Sé que volveremos a caminar por las calles, volveremos a abrazar a las personas que amamos y a disfrutar de todo lo maravilloso que hay en este mundo, pero de forma más consciente, más presente, más aquí.


Andrea es una chapina que migró a los Estados Unidos desde hace 12 años. Es amante de  los viajes por el mundo y visita Guatemala varias veces al año. Puedes seguirla en su cuenta de Instagram aquí. 

3 respuestas a “Mi vida en tiempos de coronavirus”

  1. Apesar de ser un buen
    articulo y sentirme adentificada con él, me confundió un poco, al leerlo es como que estoy oyendo a Andrea la persona en las fotos, nombrar al virus “la reina”, citar a Bunbury etc. Son muy ella, pero en autor dice Laysa. Se hace mención de ella sólo al publicar link de su instagram personal, cosa que también me confunde, me parece muy raro que haya dado su consentimiento abierto para compartirlo publicamente.

    1. Hola Leslie. Gracias por tu comentario. El nombre de las autoras del blog aparece siempre, pues son ellas las que escriben todas las historias de la semana. Esta vez fue Laysa, la directora del medio. Ella fue a la que le llegó la historia o la que la encontró.

      Si ingresas a otras historias verás repetido el nombre de ella o el de nuestra otra redactora, Carmen. Todas nuestras historias son en primera persona y todas tienen el consentimiento de las personas. ¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *