Santos y Argentina, un amor color sol

Publicado el
Tiempo de lectura: 3 minutos

La Perla de Oriente, Chiquimula, es el lugar donde esta historia de antaño se cuenta por sí
sola todas las mañanas entre palmares, sol y una buen fresco de tamarindo.

Cuando conocí a Santos, un artesano de fibras naturales, a pesar que su trabajo era estupendo no fue eso lo que me asombró al máximo, sino fue conocer su historia de amor verdadero al lado de Argentina, su compañera de trabajo, aventuras y de toda una vida.

Se  conocieron 52 años atrás, cuando a sus 20 años, Santos decidió mudarse de su natal
Jalapa a Chiquimula para trabajar en una fábrica de sombreros de palma. Allí conoció a
Argentina, y bastó ese momento para entender que no habría retorno atrás, era ahora Chiquimula lo que visionaba como hogar.

La historia la contaron ambos mientras Santos costuraba en su maquinita de coser en el corredor de la casa y Argentina preparaba un refresco en el patio, rodeada de sus macetas y plantas.

¿Qué color tiene el amor?

Creo que es el color que más te produzca cosquillas en la panza.”

Cuando finalizamos nuestro trabajo de experimentación con las fibras con el equipo de diseño, les pedí a Santos y Argentina una fotografía, ahí entonces Argentina me pidió tiempo para cambiarse la ropa y así salir más linda.

Mientras Argentina entró a su habitación, Santos se levantó de su silla y observé que esta tenía un estilo poco convencional en el asiento, que era como una red entrelazada de tiras de cuero.

Lo diseñó así para tener una silla cómoda y fresca por las horas de trabajo y por las altas temperaturas del departamento, “y la turquesa pequeña es de mi esposa” me dijo Santos señalando a la esquina del corredor, donde estaba una silla muy similar a la suya; cuando notó que su idea era efectiva, no dudo en hacer la silla versión Argentina para que ella pudiera descansar igual de bien.

En ese momento Argentina salió de su habitación con un vestido amarillo y con una sonrisa tierna nos dijo: “ahora si, tomemos la foto pues”, se tomaron de la mano e hicimos la foto.

Allí supe que para ese amor, el color era -amarillo sol- como el vestido de Argentina y como la calidez de ellos.”

Encasillamos muchas veces lo que significa el amor únicamente con el cosquilleo en la panza, y bueno, claro que estar enamorado es amor, pero es mucho más que esa etapa.

El amor es una decisión para aprender y compartir tolerancia, honestidad, admiración y respeto en cada cada situación, siempre juntos. Con Argentina y Santos, solo bastó observar las risas y miradas entre ellos mientras compartían estas anécdotas para ser cómplice de ellas.

Los días color sol, merecen la pena tenerlos a diario, compartirlo y hacerlo un hábito.”


Llamamos  a Santos y Argentina para conversar sobre su relación. Se conocieron cuando Argentina tenía 25 y Santos 20. Luego de 2 años de novios, ambos decidieron casarse y tener tres hijos. Tras 52 años  de pruebas, experiencias juntos y mucho amor, Argentina y Santos opinan que la fe, la paciencia, el respeto y la fidelidad han hecho que su relación perdure con los años. 

Para conocer más sobre el trabajo de Lula en Estudio 89, puedes entrar a su página web. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *